Una de las habilidades que más necesitamos aprender es a hablar desde y con el corazón. En muchas ocasiones, con mis clientes, trabajamos la comunicación eficaz y eficiente

Para ello, necesitamos trabajar nuestra inteligencia emocional. Al otro lado de la mesa, de la pantalla, del teléfono…etc., hay quien nos está prestando atención. Nos están dedicando su tiempo tan valioso como el nuestro. Y, además, esta persona tiene sentimientos y una historia. Los buenos modales, la bondad, la generosidad, la compasión y el respeto son necesarios en cualquier contexto . Es más fácil el entendimiento de lo que parece.

¿Y si lo ponemos en marcha?

 

Compárteme: