Elige estar viva

Hoy elige estar viva

Hubo una época «muy de quirófanos» en mi vida. No, no entraba yo. Entraba una de mis raíces. Y me acuerdo que siempre me preguntaban qué le decía al oído cada vez que me despedía de ella (hubo «unas tantas» veces que parecía siempre ser la última). Y es que siempre se iba con una sonrisa, como al mejor sitio del mundo. En realidad, es que lo era. Mirado bien, era un cambio mejor al estado en el que podía entrar. Pues bien, yo sólo le susurraba: «te espero aquí, elige estar viva». Además, le decía más cosas, pero algunas si me lo permitís, me las guardaré.

 

Elige estar viva

 

«Elige estar viva» se convirtió en un lema para nosotras. «Viva» era despierta. Era con ganas. Era activa. «Viva» era que cuando volviese a la habitación significaba alegrarse por los pequeños pasos como si hubiésemos conquistado el Everest. «Viva» significaba entender como normal, aceptarlos y amar los altibajos por los que íbamos a pasar. Ya sabéis, un pasito para adelante y a veces cien para atrás, pero con ganas de que el siguiente paso fuese adelante.«Viva» significaba llorar. Permitirse estar triste, enfadada y sin ganas. «Viva» significaba seguir siendo humana. Viva para ofrecer lo mejor de sí en cada instante. Viva para poder recibir lo mejor de otros. Fijaos que no hablo de lucha. Sin duda, no entiendo la vida desde ese lugar.

 

Evidentemente, tendemos a confundir la felicidad con la alegría. Por eso, cuando uno siente tristeza, muchas veces se escucha con ligereza “que no se es feliz”. A veces por un instante. Por una «rachina». O «rachaza». Sin embargo, creo firmemente en que se puede ser feliz incluso en los momentos no tan buenos. Simplemente no estamos educados en mirar a la vida a la cara y entender la normalidad de los procesos. Por favor, no confundamos estos estados de tristeza con trastornos de ansiedad o depresión, donde es necesaria la intervención con un profesional.

 

Hoy en día, sigue siendo nuestro lema. Nuestra vida ha cambiado mucho. Tanto en funcionalidad como en modo. No obstante, estar vivo no significa no tener dificultades. Porque, cuando uno elige estar vivo, se ocupa de entregar en cada momento lo mejor que tiene, disfrutando cada instante y celebrándolo. Celebrando lo que se tiene. Celebrando lo que se disfrutó y ya no se tiene. Celebrando la existencia de quién es. Hoy «elige estar viva».

 

 

7 hermosas lecciones de vida

lecciones de madre

Hoy quizás traigo un post que para mí es el más especial que he escrito hasta ahora. Tenía 3 años cuando mi madre me sentó en su cama para explicarme su enfermedad de la manera más bonita del mundo. Junto a ello, me dejó estas 7 hermosas lecciones de vida. Además, lo recuerdo como si fuese ayer. En ese momento no entendía la magnitud. Ni siquiera el significado completo de todo lo que me decía. Pero lo hizo de una manera tan especial que se quedó grabado a fuego en mi alma.

 

Por lo tanto, permíteme que hoy honre su ser. Ella sigue viva. Y hoy sigue siendo ejemplo. Esto conformó mucho de lo que hoy soy y de cómo veo la vida.

 

Primera lección

enamórate de todo

Segunda lección

no hay nada que merezca lágrimas

Tercera lección

ríe mucho

Cuarta lección

mamá siempre estará contigo

Quinta lección

ama muchísimo

Sexta lección

nunca dejes de ser tú

Séptima lección

agradece por todo

 

Por ello, deseo con todo mi amor que estas 7 hermosas lecciones de vida sean de mucha ayuda para cada uno de vosotros y que lo guardéis con el mayor cariño y respeto del mundo. Ciertamente, forma parte de mi vida. Hoy, quise dejar aquí escrito, un pedacito de mí. Porque el mérito no es mío, es de Ella, mi madre. Mi mérito es haberlo puesto en práctica.

 

Con todo mi amor, disfrutadlo,

Berta Álvarez

 

si te gusta comparte madre

Sin juicios de valor

Si te acercas a mi

 

¿Cuántas veces nos han hablado de alguien al que vamos a conocer, con la “intención” de que conozcamos a esa persona para que tengamos información de ella? Esto aplica al trabajo, a las relaciones personales, etc.

 

¿Cuántas veces nos han puesto “etiquetas” por algo que hemos dicho, hecho en un momento determinado, haciendo de esa etiqueta como una nueva identidad para nosotros?

 

¿Cuántas veces hemos y nos han juzgado por una primera impresión sin haber abierto la boca para dar nuestra opinión, tan sólo por nuestra apariencia?

 

Mis etiquetas

 

Pues bien, hoy permíteme, por favor, dirigirme a ti. Si te vas a acercar a mí, que sea sin juicios de valor. Me llaman “Álvarez”, “Bert”, “Bertus”, “B.”, “Berty”, “bertisse”, “sis”, “rizos”. según la cercanía o el tipo de relación que tenga establecida con mi interlocutor. De las etiquetas que me he enterado que me han puesto, entre ellas están “happyflower o pihippie o hipiji”. Soy “esposa”, “hija”, “sis”, “amiga”, “ahijada”, “prima”, “sobrina”, “vecina”, “psicóloga”, “coach”, “coordinadora”, “cuidadora”, etc. Tengo millones de roles según dónde me encuentre. Pude decir algo que te gustó o no. Quizás me comporté como esperabas o no.

 

Pero sobre todo, tengo una sola identidad: soy Berta. Y mi identidad no depende de ti. Me da igual que me juzgues, etiquetes, critiques o hables a mis espaldas. Porque eso no depende de mí. Depende de ti, de tu interpretación de mí. Y todos los días avanzo, retrocedo, me caigo, me levanto y ante todo, aprendo y sí, me supero. A mí.

Aprendo de aquello que no sale como yo esperaba, Aprendo de aquello que se me dice. Da igual cómo lo digas, las formas será lo tuyo, y, por supuesto, aunque no aceptaré formas maleducadas o malsonantes, yo me quedaré con el contenido y valoraré en qué medida tu aportación de valor me ayuda a mi crecimiento. Porque sé que no siempre todos sabemos decirnos las cosas de la mejor manera. Y créeme que tendré en cuenta lo que me dices. Siempre escucho. Siempre. Pero no, no todo me afecta. Porque en esta vida cada uno elige sus batallas y yo, sin embargo, que no creo en la lucha y sí en la colaboración, elegí mi paz interior.

 

Mi forma de actuar

 

Me parece interesante escucharlo todo, no sé si por “deformación profesional” o porque siempre he sido muy curiosa, pero sí, me interesa (y mucho) lo que tienes que contarme. Te respeto y valoro tu valía personal.

 

Y, aunque en esencia soy la misma, cambio. Me encanta hacerlo cada día mejor, dar de mí el 200% en todo lo que esté haciendo. Da igual el contexto. Si estoy con mi marido, doy el 200% en mi relación. Por ejemplo, si estoy compartiendo con mi madre, el 200% como hija. Si estoy en mi trabajo, me encanta rendir al 200% para que mi trabajo te sea útil y te sirva de ayuda. Y sí, siempre no lo hice todo bien a la primera, me equivoqué. Y mucho. También con las personas. Pero todo ese camino me sirvió para ser quien soy. Mis aciertos y mis equivocaciones. Mis días buenos, mis mejores días, pero también los menos buenos.

 

Mi aprendizaje

 

Y, aunque soy la misma, es evidente que no me comporto igual con mi marido que con una amiga o un compañero de trabajo o un cliente. Por eso, la etiqueta que me pongas dice poco. Probablemente diga más de ti que de mí. Entre otras cosas, porque no me reconozco en ella. Porque soy todas las etiquetas juntas y ninguna. Porque soy momentos y soy un todo. Pero como te dije, ante todo soy Yo. Mi identidad no la define una etiqueta. Mi identidad es mía.

 

Así que la próxima vez, guardemos etiquetas, juicios de valor, y miremos a los ojos a quien tengamos delante. Abramos los oídos y el corazón. Todos somos personas. Reconozcamos a la persona que tenemos delante. Y escuchemos su hoy. Que al igual que nuestro hoy es diferente al ayer.

 

¿Qué tal si empezamos por una semana, solo una, sin emitir críticas, juicios de valor o etiquetas que puedan dañar al otro? ¿Aceptas el reto?

 

Con mucho cariño,

Berta Álvarez

Pd. Este post lo escribí porque me preguntáis mucho por el poder de las etiquetas. Si tienes interés de que escriba sobre algún tema en concreto, escríbeme a hola@bertaalvarez.com y me cuentas. ¡Te espero!

 

Mañanas de Microcuentos

Microcuento presente

 

Muchos de vosotros me escribisteis diciéndome que echabais de menos mis microcuentos. Pues os he escuchado y… (redoble de tambores) …. ¡vuelven!

Espero que los disfrutéis tanto como yo al escribirlos. Aquí os dejo el primero de la vuelta de #loscuentosdeberta:

“Ella y sus agobios ficticios del pasado y del futuro. Firmado: el presente.”Berta Álvarez

#microcuentos #microcuento #loscuentosdeberta #psicología #coaching #bertaálvarez

 

A todos nos han ayudado. A ti también

A todos nos han ayudado. A ti también

Siento una profunda tristeza cuando escucho decir a las personas que “a ellas nadie les ha ayudado”. ¿Cuánto de cierto hay en esto?

 

Echa un vistazo por todo lo que te rodea

 

Observa todo lo material que tienes. Desde los objetos más grandes a los más pequeños. Desde lo que te hace muy feliz tener a aquellas cosas que están esperando a que un día lo dones o regales. En todo, siempre hubo alguien que lo hizo. Que dedicó horas a crearlo, a perfeccionarlo y a cuidarlo. También hubo alguien que fue a por ello y lo transportó. Y, cada una de estas personas invirtió tiempo (sí, del que no vuelve) para dar vida a algo que hoy tú disfrutas. Tiempo que invirtió en algo para ti. 

Quizás lo compraras, quizás te lo regalaran. No sé el motivo, tan sólo sé que eso que hoy posees, te hace la vida mejor, con más calidad o te saca más de una sonrisa

 

Por lo que sí te ayudaron

 

Cada vez que un utensilio, aparato o método mejora nuestra vida, nos ayuda. Que vivamos en una casa, nos ayuda. Que tengamos ropa, un sitio para descansar, nos ayuda. Invertimos en ocasiones dinero para disfrutar todo aquello,  sí. Pero detrás de lo que estemos pensando como ejemplo, hay muchas más horas dedicadas con un único fin: que nos hiciera la vida más cómoda, más fácil o nos ayudara en algo.

Por ejemplo, mientras fregaba una “cuchara de apartar”, lo pensaba. Cuánto tiempo invirtió quien la creó, pensando en el mejor material, en cómo unirlo, en cómo se debía mantener, en su uso. Tiempo de quién lo trajo a la tienda donde mi madre o abuela la compraron. Esta cuchara está en mi casa desde que yo era pequeña. Imaginaos qué gran material. Tiempo de quien pensó qué nos podía hacer falta y para qué. Tiempo de quien fue a por ella y la trajo a casa. Hoy la disfruto yo. Y hoy me es muy cómoda. Un ejemplo muy sencillo. Quizás pensareis que una cuchara no tiene mucha historia. Quizás, os digo yo, porque estamos más que acostumbrados a verlas y a utilizarlas. Pero no siempre fue así.

Deja que cada objeto que posees, te conecte con cada una de las personas que perdieron tiempo suyo para que tú y yo hoy tengamos una vida un poquito mejor.

 

Aplícalo a cada día

 

Y ve un paso más allá. Quizás soy muy osada si te digo que rara vez estamos solos. Pues sí, rara vez estamos solos, sin ayuda. Cada día alguien hace algo por nosotros, gestos a los que apenas damos importancia, por ejemplo, alguien que nos escucha. Por cada persona que empatiza con nosotros, nos recuerda la humanidad que vive en nosotros y que estamos hechos del mismo valor. Aquella persona que empatiza con nosotros nos recuerda que, junto a nosotros, siente lo que estamos relatando y, en ese momento, estamos acompañados y sí, insisto, nos están ayudando con ese estar presente. Busca más ejemplos, quizás alguien te abrió una puerta, alguien te sostuvo para no caerte, alguien te ayudó con un peso, trajo los alimentos para que tú pudieras llevarlos a casa. Hay muchos ejemplos,cada día, muchas personas cercanas y desconocidas, nos ayudan. Así que hoy agradece

#psicología #coaching #mentoring #serelmejorhumanoquepuedasser #lareflexióndeberta #bertaalvarez #gratitud

Habla con amor

 

 

 

Una de las habilidades que más necesitamos aprender es a hablar desde y con el corazón. En muchas ocasiones, con mis clientes, trabajamos la comunicación eficaz y eficiente

Para ello, necesitamos trabajar nuestra inteligencia emocional. Al otro lado de la mesa, de la pantalla, del teléfono…etc., hay quien nos está prestando atención. Nos están dedicando su tiempo tan valioso como el nuestro. Y, además, esta persona tiene sentimientos y una historia. Los buenos modales, la bondad, la generosidad, la compasión y el respeto son necesarios en cualquier contexto . Es más fácil el entendimiento de lo que parece.

¿Y si lo ponemos en marcha?

 

¡Practica conmigo la gratitud!

 

La psicología positiva es una rama de la psicología científica que estudia e investiga las fortalezas personales y/o recursos psicológicos que nos proporcionan y/o facilitan herramientas para promover y mantener nuestra salud y un mayor bienestar, y con las que podemos aprender, disfrutar, sentirnos y ser alegres, ser generosos, serenos, solidarios y optimistas.

Las fortalezas personales y/o recursos psicológicos más estudiados dentro de esta disciplina científica son el optimismo, el sentido del humor, la vitalidad, la gratitud y el perdón.

 

Hoy nos centraremos en la gratitud

 

¿Por qué he escogido la gratitud? En muchas de mis sesiones de Coaching y de Formación puedo observar cómo cuando nos piden que contemos algo bueno que nos haya pasado tenemos que pararnos a reflexionar más que si nos preguntan por los aspectos negativos que nos suceden en el día a día.

 

Y a ti, ¿cuántas cosas buenas te han pasado hoy?

 

Muchas veces pasamos por alto la cantidad de cosas buenas que nos pasan. Desde despertar, elegir el desayuno, que alguien te sujete la puerta para entrar o salir de un lugar, que nos digan un sencillo hola, un beso o una caricia, que podamos elegir la ropa o que incluso tengamos un teléfono desde el que poder comunicarnos con aquellos a los que queremos y nos quieren. Se me ocurren mil ejemplos más pero continuemos.

 

La gratitud nos permite poner la lupa, el foco, la atención en los aspectos positivos y sus efectos de tranquilidad, calma y bienestar se generan casi al instante.

 

Entiendo que me digas, “cuando estoy pasando por un momento de vida muy malo no me sale”, quizás en esos momentos, como estrategia, esta herramienta puede ayudarte. Como todo, es crear el hábito. Y crear un hábito es con práctica.

 

No te asustes si al principio te sale por agradecer pocas cosas…poco a poco irá creciendo el listado.

 

¿Qué beneficios obtienes con la gratitud?

 

Gracias a los numerosos estudios e investigaciones que se han llevado a cabo acerca de este tema, podemos saber que:

 

  • Mejora el estado de salud física, las personas que practican la gratitud se preocupan más por promover y mantener un estilo de vida más saludable y con mejor calidad de vida
  • Mayor nivel de satisfacción vital, las personas que expresan gratitud, perciben, sienten y así lo expresan mayor grado de felicidad
  • Mejora la efectividad y el éxito en alcanzar las metas que se proponen, estas personas tienen el foco puesto en la solución, no se centran en los problemas
  • Fortalece la autoestima, las personas que practican gratitud disminuyen su necesidad de compararse y saben de todas las cualidades que poseen
  • Facilita el descanso, practicar la gratitud por la noche facilita la mejor conciliación del sueño
  • Disminuye el estrés y nos permite una actitud más positiva en nuestro día a día y nuestra vida
  • Favorece un comportamiento más benévolo y generoso con el otro 

(*) Si quieres leer algún estudio o investigación sobre los beneficios , escríbeme y te hago llegar alguno.

 

 

Berta, ¿qué puedo hacer para empezar a practicar la gratitud?

¿Qué tal, empezar escribiendo un diario de gratitud?

 

Es muy sencillo y sólo te llevará unos minutos. Puedes hacerlo en el momento en el que mejor te convenga. Yo te aconsejo elegir un momento del día fijo hasta establecer el hábito. Los mejores momentos, sobre todo al principio de iniciarse en esta práctica, suelen ser al levantarnos por la mañana o antes de dormir. Posteriormente, cuando tengas el hábito, ya verás que en cualquier momento será perfecto y “te saldrá solo” agradecer.

También es mejor no repetir. Es normal que al principio, como te comentaba antes en el post, cuesta más y a lo mejor, sólo encuentras tres cosas y sé que para ello, te habrás esforzado mucho. No pasa nada, mantén el hábito y ya verás cómo poco a poco aumentan.

Se empieza por escribir de 3 a 5 cosas que te hayan pasado buenas en el día, da igual si son pequeñas, lo importante es que te sientas agradecido/a. Si te salen más, pues mejor J

Lo importante no es la lista en sí, sino lo que esta lista te aporta.

Para ello escribe: “Me siento agradecido por ………………… (aquí escribimos a la persona, el evento, la cosa, etc por la que me siento agradecido/a) porque me hace (aquí elige entre: me hace sentir/me facilita/me permite/me genera/ me ayuda a/ me hace ser)………………….

 

Todavía te lo pongo más fácil: ¡Puedes descargar mi plantilla, el cómo lo hago yo, para crear tu diario de gratitud! 

 

 

 

 

Recuerda que lo importante es la reflexión y volver a vivir la emoción positiva que nos trae el recordar aquello que nos ha pasado en el día de hoy.

 

Puedes escribir acerca de:

  • Actividades del día a día que te hagan sentir bien: tomar un café caliente, pasear, escuchar el sonido de los pájaros por la mañana, ver una serie con tu pareja, etc. Cualquier actividad que te haga disfrutar.
  • Todo lo que tienes: el móvil, tu libro, el coche, la casa, tu taza preferida, el fantástico jeans que te compraste, etc
  • Puedes tener en cuenta también la capacidad para oír, hablar, andar, sentir el tacto y poder tocar, etc. Quizás lo damos por hecho, pero cómo sería nuestra vida si no lo tuviésemos…¿Y si empezamos a valorarlo?
  • Tu talento, aquello que tú sabes hacer y eres genial en ello, comunicar, pintar, hacer manualidades, etc
  • Por las personas que te quieren en su vida y tú quieres en la tuya, por las personas que están cuando los necesitas, por las personas que aparecen nuevas. Por ejemplo, tu pareja, amigos/as, familiares, hijos/as, compañeros/as, colega, etc
  • Días especiales como tu cumpleaños, esa cena especial, esa reunión increíble, etc
  • Aprendizajes del día, qué hemos aprendido en el día, puede ser con un error, con un nuevo conocimiento, con un libro, una película, etc
  • Descubrimientos, una nueva lectura, un/a nuevo/a autor/a, un nuevo lugar con encanto para nosotros, etc
  • Momentos de superación de uno mismo, cuando una persona supera algo que le costaba hacer, la satisfacción que tenemos en ocasiones es hasta difícil de describir. Encuentra los logros que has tenido en el día.

  

Relee el diario tantas veces como quieras, ¡te darás cuenta cómo las cosas positivas que te ocurren en el día a día aumentan y ya verás qué sensación tan bonita se te queda!

 

Descarga ahora mi plantilla para empezar ahora tu diario de gratitud

 

Cuéntame, me encantará leer tus comentarios

¡Estamos de estreno!

¡Estamos de estreno!

¡Hola! Soy Berta Álvarez,

Os cuento, ¡Estamos de estreno! ¿Qué por qué? Pues bien, os comento. Hace mucho tiempo, tomando un café con un escritor al que sigo, hablábamos de nuestros proyectos y de nuestro trabajo. Él me preguntaba que si me quería recomendar a alguien porque le gustaba mi visión profesional y de la vida, ¿cómo lo hacía? Por aquel entonces, acababa de empezar en mi profesión y sólo tenía unas tarjetas con mi nombre, mail y teléfono (eso sí, preciosísimas, aún conservo alguna). Y entonces se la di y resuelta le dije, “que me llamen”. Ojiplático me preguntó si no tenía página web y le dije que no, así que ahí me veis haciéndome una página web estática en el que se veía una página mía (sí, una) en la que explicaba quién era y a qué me dedicaba. He de decir que me la hizo un amigo, Vicente (gracias mil, amigo) y que era la primera página web que él hacía… y tan contenta.

Sin embargo, en la medida en que mis clientes me contrataban, siempre me pedían tres cosas y ¡Tachán!, las he ido cumpliendo.

  1. Hacer una web donde se vieran claros los servicios que ofrecía (Coaching|Mentoring|Mindfulness). ¡Gracias Susana (Selka Graphic Design)!
  2. Compartir conocimientos con artículos, reflexiones (me siguen llegando mensajes privados agradeciéndome por lo que escribo y creedme que con cada comentario vuestro me muero de amor y felicidad)
  3. Abrir consulta terapéutica (ya estoy estudiando Master en Psicología General Sanitaria por la UNIR, queda cada vez menos…aquí hay que esperar un poquito más)

 Así que os podéis imaginar lo contenta, feliz, entusiasmada y emocionada que estoy.

Cada vez que os conozco, que hablamos, que me escribís por privado o me llamáis, creedme que tomo nota de cada sugerencia que me hacéis sobre lo que queréis leer, reflexionar o comentar.

A los que me seguís, me encanta veros por aquí, este espacio tan personal donde hablaré de Coaching, de Mindfulness, de Psicología positiva y de mi estilo de vida. A los que sois nuevos, ¡cómo me alegro de conoceros!

En definitiva,

Estoy feliz de tenerte en mi comunidad, ¡Bienvenido/a!

Si quieres saber más puedes visitar los servicios que ofrezco.